Cómo evitar los excesos navideños

Nov 15

Cómo evitar los excesos navideños

Parece ser que hay algún código no escrito en el que la Navidad equivale a exceso. Comer, beber y comprar se convierten en estas fechas en una constante que debe ser moderada. Hacerlo no es tarea fácil y requerirá un gran esfuerzo por parte de los consumidores, pero los resultados serán sin duda muy beneficiosos para el bolsillo.

Lo primero que se debe tener en cuenta en época navideña es la planificación. Hay miles de motivos por los cuales se puede disfrutar de la mejor compra sin caer en el exceso. De hecho, una buena comparación de ofertas y un correcto contraste de precios ayudarán a ahorrar una buena cantidad de dinero. No hay que tener miedo a cambiar los hábitos si estos procuran una mejora de nuestra economía.

En segundo lugar, todo aquello que se haga de manera artesanal y casera supone un ahorro. Comer más no es en absoluto sinónimo de comer mejor. Se pueden elaborar platos muy sabrosos y asequibles contando con carnes blancas y productos bajos en grasa. De hecho, los excesos navideños se suelen pagar caros a nivel salud. Para evitar estos problemas es mejor que se planifiquen menús adecuados y ligeros. No se trata de no disfrutar de la comida, sino de hacerlo en la medida justa.

Finalmente, se deben tener en cuenta los regalos pero sin caer en excesos innecesarios. En este sentido la mejor opción es regalar cosas útiles y prácticas. En el caso de los niños, que suelen pedir juguetes, se puede escribir una carta para planificar el gasto con anterioridad. Una buena idea es proponer los regalos por acuerdo familiar. Por ejemplo, si se quiere comprar algo de electrónica se debe procurar que toda la familia haga uso de ello.

En definitiva, planificación, rigor y marcar metas claras de gasto son claves en una épica tan delicada para el bolsillo como la navidad. De este modo se tendrán más recursos el resto del año y se podrá disfrutar de una mejor disposición a la hora de afrontar gastos inesperados. Solo se trata de no dejarse llevar y entender la Navidad como una época en la que la verdadera riqueza está en compartir momentos con los que más queremos.

Foto: Sandra Cunningham – FotoliaSimilar Posts: